Adaptando las innovaciones educativas y sus "efectos colaterales" en tiempos de COVID

Por : Brad Olsen Posted: 24 Noviembre 2021

Por Brad Olsen

Este blog fue publicado originalmente en el sitio web de Brookings Institution el 8 de noviembre de 2021. Brad Olsen es investigador sénior del Centro para la Educación Universal. Las opiniones expresadas en este documento son opiniones personales del autor y no reflejan necesariamente las de KIX.

Children in a classroom
Créditos: European Union/Olympia de Maismont

Por Brad Olsen

Este blog fue publicado originalmente en el sitio web de Brookings Institution el 8 de noviembre de 2021. Brad Olsen es investigador sénior del Centro para la Educación Universal. Las opiniones expresadas en este documento son opiniones personales del autor y no reflejan necesariamente las de KIX.

En biología, la adaptación es el proceso mediante el cual los organismos se acoplan a un entorno cambiante (piense en Darwin). En el desarrollo global, puede referirse a personas que se adaptan a cambios impactantes de formas que resaltan las desigualdades políticas (considere una población que enfrenta una sequía extrema). En educación, puede describir a los profesores que adaptan el plan de estudios a los estilos de aprendizaje de los estudiantes (tal como en el diseño universal para el aprendizaje). En cada dominio, la adaptación es un proceso de enfrentar lo inesperado, encontrar una nueva forma de actuar y, a menudo, alterar el status quo en el proceso.

Dieciocho meses (y seguimos contando) de humanos que respondieron a la pandemia de COVID-19 se ajusta a las tres definiciones anteriores.

Dentro de la comunidad de formuladores de políticas, implementadores e investigadores que trabajan para ampliar la escala de las innovaciones educativas, se ha vuelto axiomático tener en cuenta la incorporación de adaptaciones en el diseño inicial y en los ciclos de mejora constante y continua. Se enfatiza que la adaptación debe ser tanto una forma de pensar como un enfoque técnico. Y un trabajo reciente en el Centro para la Educación Universal ha llevado a una guía práctica para rastrear las adaptaciones en la ampliación de la escala.

A través del aprendizaje junto a los implementadores e investigadores de la educación en nuestra actual Investigación sobre la ampliación de la escala del impacto de las innovaciones en la educación (o ROSIE, por sus siglas en inglés), hemos estado investigando no solo cómo COVID-19 provocó adaptaciones para ampliar la escala de las innovaciones educativas que pusieron en marcha nuevas prácticas, sino cómo estas nuevas prácticas en sí mismas han iniciado nuevos efectos y otras prácticas. Si un ambiente de ampliación de la escala es un complejo sistema adaptativo, entonces cualquier cambio pondrá en marcha otros cambios de segundo y tercer orden que se propagarán para causar aún más cambios ... y así sucesivamente.

Por ejemplo, cuando las escuelas cerraron en Kenia, la iniciativa ABRA/READS enfrentó un reto:¿Cómo podían los niños acceder a su programa de alfabetización digital cuando las computadoras estaban ubicadas en las escuelas? La iniciativa adaptó una versión existente de 20 semanas de duración, no información, comunicaciones y tecnología del programa ABRA, e imprimió material de alfabetización de ABRA/READS semanal para el hogar. Usando WhatsApp, la iniciativa ayudó a los maestros a visitar los hogares, entregar paquetes semanales de materiales y libros instructivos y chequear a los estudiantes. Esto no solo mantuvo el programa en funcionamiento, sino que también se extendieron sus efectos positivos. Los maestros conocieron a las familias de los estudiantes y vieron a los estudiantes en su entorno del hogar. Esto fortaleció la participación familiar y brindó a los maestros una visión más amplia de sus estudiantes. Adicionalmente, durante las visitas, los maestros notaron que los hermanos mayores leían los materiales de alfabetización temprana de READS con sus hermanos y hermanas menores; la alfabetización se había convertido en un evento familiar. Aprovechando esto, ABRA/READS también comenzó a imprimir y entregar lecturas de más alto nivel para los niños mayores (aunque eso no era parte del proyecto inicial). Y, finalmente, ABRA/READS incorporó habilidades para la vida y temas socioemocionales en las lecturas, para ayudar a los niños a enfrentar el trastorno emocional de una pandemia.

Un segundo ejemplo no solo muestra los beneficios, sino que también destaca un desafío. Debido a la precaución adicional en torno al COVID-19, el proyecto Mejorando la alfabetización de los niños a través del apoyo de las redes comunitarias restringió los viajes en Nicaragua para los especialistas en alfabetización del programa. En vista que los especialistas nacionales no podían moverse de una región a otra para apoyar a los socios de alfabetización de la comunidad que administraban los campamentos de lectura después de la escuela, el programa trasladó su capacitación en línea y pidió a los voluntarios de la comunidad que asumieran una mayor responsabilidad en los campamentos. Además, aunque Nicaragua nunca cerró sus escuelas públicas, la asistencia disminuyó significativamente y los voluntarios de la comunidad también mantuvieron el compromiso con los estudiantes fuera de la escuela. Todo esto significó que estos voluntarios de la comunidad intensificaron su trabajo y aumentaron la gestión local del proyecto, un santo grial para muchas innovaciones a escala. Sin embargo, la adaptación también reveló el desafío de depender de los voluntarios de la comunidad. Debido a que la pandemia afectó la economía nicaragüense, los socios comunitarios enfrentaron dificultades financieras y muchos tuvieron que salir del proyecto en busca de trabajo remunerado. Cuando los voluntarios se fueron, no solo se llevaron su arduo trabajo, sino también su formación y memoria institucional.

Encontramos otros ejemplos: desde los gobiernos que respaldaron la tecnología educativa cuando los viajes físicos eran imposibles hasta las iglesias locales y los centros comunitarios que emergieron como nuevos entornos para el aprendizaje Desde la repentina prioridad de enseñar a los educadores locales cómo mantener el hardware para el aprendizaje en línea, hasta los responsables de la formulación de políticas que se volvieron creativos con presupuestos educativos recortados. Ningún cambio es un evento aislado: siempre desencadenará otros cambios y efectos que alteren el sistema más grande.

Los investigadores y ampliadores de escala de las innovaciones que estuvieron alerta se enfrentaron a la pandemia de COVID-19 adaptando sus proyectos de forma creativa. Esas adaptaciones no solo abordaron los desafíos directos, sino que también pusieron en marcha los efectos acompañantes y los cambios indirectos, que pueden pasarse por alto si las personas no los está buscando. Muchos de estos efectos indirectos son positivos, algunos son negativos y todos continuarán evolucionando e iniciando otros efectos con el tiempo. Estos "efectos colaterales" pueden ser inevitables, pero alentamos a los ampliadores de la escala e investigadores a identificarlos y, si es necesario, mitigarlos, de todos modos. Su potencia a menudo se puede aprovechar al servicio de escalar el impacto.

Por supuesto, una pandemia mundial es una impredecibilidad dramática, pero es eficaz para subrayar claramente el axioma de la ampliación de la escala. El desarrollo de una estrategia adaptativa en la ampliación de la escala es clave, pero los participantes también deben estar preparados para reconocer y responder ágilmente a los posibles efectos de segundo y tercer nivel de los cambios que están iniciando. Además, la investigación adjunta debe ser lo suficientemente flexible como para reajustarse de manera tal para investigar los nuevos efectos.

Si podemos incorporar estas lecciones en nuestro trabajo de ampliación de la escala, tal vez este sea un resultado positivo de la pandemia de COVID-19 que de otro modo sería desgarradora: una evolución en la que escalar para el impacto pasa a su siguiente iteración más avanzada. Háganos saber si usted tiene sus propios ejemplos de este fenómeno en la práctica; nos encantaría saber de usted.